Cuando pensamos en el futuro de nuestr@s hij@s, de las primeras inversiones que llegan a nuestra mente es la formación educativa,
pero la Educación Financiera no es de las primeras materias que aprenden en las instituciones, por ello
te compartimos las ventajas que obtendrán tus hij@s al aprender lo básico de la economía personal desde la infancia.

Lo primero es hablar con l@s niñ@s con la mayor naturalidad de que es el dinero, como se obtiene y cuanto cuesta si logramos dejar en claro el trabajo que hay detrás de cada moneda y billete podremos sembrar en ellos la importancia de cuidar y valorar el dinero. En nuestra sociedad existen mitos e incluso aberración ante el dinero, si es sucio o malo, tratemos de quitar esas creencias y expongamos los beneficios y la importancia real de este.

Si logramos exponer de la mejor manera y compartir nuestras buenas experiencias con el dinero podremos sembrar a temprana edad la herencia del ahorro, la cual nos permitirá afrontar el futuro con mayor entereza y seguridad ante adversidades como las hoy las que hoy vivimos.

Les expondremos las ventajas que existen al generar el hábito del ahorro desde la infancia:
1. El valor del trabajo y el esfuerzo. De entrada hay que ser sinceros, ahorrar no es sencillo a ninguna edad, pero si los motivamos a que el esfuerzo trae consigo una recompensa, será más fácil.
2. Fijarse metas. Crearles una ilusión sobre un gusto deseado y mostrarles con el ejemplo como conseguirlo, será una gran herramienta para que l@s pequeñ@s hagan los mismo. Cuando lo logren no olviden reconocer el esfuerzo realizado, esto los mantendrá involucrados en familia y potenciará sus deseos a ser exitoso.
3. Aprender el valor de las recompensas. Cuando un niño es capaz de darle el valor real a lo que puede obtener por sus logros, es muy gratificante, ya que no exigirá cuando identifique que un objeto esta fuera de su presupuesto, será más empático con los padres y con los familiares a quien les exigen sin tener conciencia del esfuerzo/dinero que cuesta obtenerlo.
4. Aprenderán a tomar decisiones. Cuando se les enseña el habito del ahorro, se les fomenta el hecho de tomar sus decisiones de compra a ellos solos, se les otorga libertad, con ello tendrá errores y aciertos, pero así es como se genera el mejor aprendizaje y madurez.
5. Aprenden a prevenir ante el futuro. La vida es bastante sorpresiva, así que en cualquier momento podrán vivir la tranquilidad que otorga un ahorro cimentado, prevenir los desperfectos de sus juguetes que no son prioridad en los gastos de familia, los hará entender la importancia de prevenir y de contar con un ahorro. Contar con una alcancía que no quiera romper es muy efectivo, técnica antigua que aún sigue funcionando.