Existen temas que incluso los consideramos “difíciles” aún sin conocerlos, como lo son las finanzas personales, estos pensamientos o ideas lo único que logran es complicar aún más la mala o nula formación sobre el rubro de las finanzas, pero en realidad es una cuestión simple y básica. Si logras llevar correctamente tus finanzas pueden ayudar a mejorar tu calidad de vida, mientras un mal manejo te lleva al endeudamiento o incluso al empobrecimiento si no logras controlar tus gastos.

En base a esta idea y con el fin de ayudarte a obtener unas finanzas sanas te compartimos estos “gastos peligrosos” que en la mayoría de los casos son poco tomados en cuenta debido a que los consideramos como poco importantes y poco perjudiciales, pero los gastos constantes por mínimos que sean, son peligrosos.

1.   Gastos hormiga: Estos gastos son los que se minimizan pero son muy constantes, como lo son: los dulces del día, café para llevar, cigarrillos, agua embotellada o gaseosas, postres, incluso el pago del estacionamiento cuando asisten a lugares cercanos. Estos son poco o nada necesarios y deben controlarse por que se genera un habito y se convierten en el día a día y en ocasiones no se mencionan ni en el presupuesto al pensar que son gastos pequeños, la realidad es que son evitables y perjudiciales.

2.   Gastos Vampiro: Son todos aquellos de los cuales no se entiende su costo verdadero y no se contempla su precio real por desconocimiento, por ejemplo: El dejar la luz prendida, conectados los cargadores, no ahorrar agua o desperdiciarla. Estos gastos son poco visibles, pero se apreciará su importancia si se midieran en base al consumo habitual.

3.   Gastos Fantasma: El último y no menos importante, son esos gastos que se realizan y finalmente no se consumen. Debido al confinamiento crecieron las suscripciones a las plataformas de streaming. ¿Cuantas de estas se consumen como se debiera? en muchos casos solo se mantienen por si acaso o pensando en un estreno en especial, pero esto perjudica nuestras finanzas por que terminan convirtiéndose en gastos fijos que no lo son y son incensarios en la mayoría de los casos.

Si te genera un problema dejar o moderar estos gastos, te recomendamos realizar un presupuesto semanal en el cual detectes todos estos gastos y opta por medidas de ahorro en tus servicios de casa. Poco a poco verás los resultados y esto te motivará a crear hábitos o rutinas sanas que te permitirán bajar los gastos de un inicio semanales hasta llegar al ahorro anual.